Recientes

Pretemporada del Gran Protagonista Hermógenes Pérez de Arce

Pretemporada del Gran Protagonista

Blogs de Hermógenes

Pretemporada del Gran Protagonista

 
 
Piñera ganó la presidencia para él y para nadie más. Está haciendo una “pretemporada” de vacaciones en Bahía Coique para su exclusivo lucimiento y figuración, que son las dos cosas que más le importan en la vida. Por eso todos los días en los diarios lo vemos en textos y fotos de actividades deportivas en que resulta ganador.
 
Comenzó la semana jugando baby-fútbol con empleados suyos que tienen como principal obligación hacerle pases a él y conseguir que meta goles. En las fotos del diario aparece como “el jugador estrella” que en el texto protesta porque los demás se cansan.
 
Al día siguiente apareció luciéndose a caballo en todos los ángulos, desde detenido en estudiada pose de descubridor de Chile (él sostiene que fue Pedro de Valdivia) hasta galopando intrépidamente, a lo Simón Bolívar, un nombre que seguramente le suena, pero no sabe bien por qué. Como si hubiera sido toda su vida un auténtico hombre de campo.
 
Y al día subsiguiente las fotos de la prensa dominante lo exhibieron jugando tenis junto con el ministro-designado de Educación, contra los hijos de ambos, que, por supuesto, perdieron el partido (“ganó la experiencia”, se encargó Piñera mismo de informar a la prensa, que lo reproduce sin  sorpresa porque hace ya años que en una entrevista anunció su propósito de “ganarlo todo”).
 
Lo notable es que el principal diario tiene un “enviado especial” para informar al país y al mundo de cada una de las trivialidades de autolucimiento del Gran Protagonista del gobierno de Piñera, por Piñera, para Piñera y a mayor gloria de Piñera, que es, como ustedes habrán adivinado en un esfuerzo de imaginación, Sebastián Piñera.
 
          Y, en fin, hoy aparece de nuevo fotografiado, a la cabeza de una nutrida cabalgata y señalando hacia el horizonte como destino, al cual él, por supuesto, va a arribar en el primer lugar, según nos informará la prensa de mañana. Viste su parka roja, que copió de la vinotinto de Hugo Chávez, junto a cuyo féretro hizo guardia de honor en testimonio de admiración.
 
          Después de esta lucida, aunque no lúcida, pretemporada, tan publicitada de autopromoción, le viene una tarea difícil por delante, porque el suyo será un VI Gobierno de la Concertación, eso es seguro (está en su temperamento, lo mismo que lo estaba en el del escorpión envenenar a la rana que lo estaba llevando a través del río) y su dificultad provendrá no sólo del neomarxismo saliente de la Nueva Mayoría desplazada del poder, sino de que nombró un gabinete de derecha. Pero esto último parece no significar nada, porque su futuro Ministro del Interior ya informó que implementará la ley de aborto en tres causales del régimen marxista, o sea, será de continuidad valórica de la NM.
 
Y su Ministro de Justicia seguramente tendrá como Subsecretario, según se ha informado, al izquierdista Juan Pablo Olmedo, cuya línea de persecución a los presos políticos militares ya éstos han detectado y denunciado, de acuerdo al periódico digital “Chile Informa” de esta fecha. Olmedo formó parte de la segunda Comisión Nacional persecutora de los militares, formada por Aylwin para castigarlos por haber hecho lo que él y una inmensa mayoría ciudadana les pidieron antes del 11 de septiembre de 1973.
 
Además, el futuro Ministro de la cartera, Hernán Larraín, ya dejó un hito imborrable de su postura adversa a los PPM en el Senado, cuando pronunció su famosa frase, tras aprobar un indulto a los terroristas de izquierda que hubieran cumplido diez años de presidio, en el sentido de que no se interpretara eso como una posibilidad de que se diera igual beneficio a los militares presos. Inicialmente el beneficio se había prometido también para éstos, lo que, como de costumbre, no se cumplió.
 
Los PPM se han dado cuenta y ya han manifestado su pesimismo por lo que viene para ellos en este VI Gobierno de la Concertación encabezado por el único, exclusivo y excluyente Gran Protagonista y repiten el conocido lema de Michelle Bachelet 2.0: “cada día puede ser peor”. Pese a ello, no ha faltado el coronel en servicio activo que me haya criticado públicamente por exponer las andanzas del tantas veces citado perseguidor de sus camaradas de armas.

Compartir