Protejamos los DDHH de la odiosa venganza Patricio Amigo

Protejamos los DDHH de la odiosa venganza

 

 

 

Escribe: Patricio Amigo Parada

El tema de los DD.HH. ha sido transformado en una odiosa contradicción por el vengativo lema comunista de “sin perdón ni olvido”. Por un lado: se beneficia dolosamente a quienes fueron derrotados en su afán de transformar Chile en una segunda Cuba; y por el otro lado se persigue, sin Dios ni Ley, a los que defendieron al país y lograron restaurar la democracia.

En este sucio embrollo los políticos han mostrado con fuerza y descaro sus deterioradas condiciones humanas. Los de la llamada izquierda han desarrollado su habilidad corrompiendo el tema con fraudulentas y multimillonarias indemnizaciones a su clientela. A su turno, los que se autocalifican de derechistas o “gente de orden”, no han escatimado en escupir al cielo para defender sus mezquinos intereses, traicionando, sin asco, a quienes les defendieron la vida y estatus.

El dilema se ha proyectado a los medios de comunicación y el periodismo, devoto del escándalo y el morbo, publica declaraciones en favor de la atroz e injusta persecución a los soldados del pasado y, simulando imparcialidad, les otorga el mismo espacio a quienes pisotean el tema con su inquina.

Personalidades como el actual Presidente de la Corte Suprema, el sacerdote jesuita, Fernando Montes y el abogado de DD.HH., Héctor Salazar, han hecho escuchar sus opiniones en favor de una humanitaria acción a favor de quienes están siendo aplastados por la edad y dolencias inherentes. Hay que fortalecer este humanitario llamado, mediante cartas a los medios de comunicación y las redes sociales. Plantear el tema en las reuniones de amigos y hacer claridad sobre el riesgo que vivimos durante el Gobierno de la UP y su proyección guerrillera: las toneladas de armamentos que entraron como contrabando del ex Director de Investigaciones, Eduardo “Coco” Paredes y el arsenal que Cuba desembarcó por Carrizal Bajo. El ingreso ilegal a Chile del general del Ejército cubano Patricio de la Guardia y cientos de guerrilleros adiestrados para recuperar el poder que las FF.AA. y Carabineros le quitaron a Salvador Allende.

Hay que empoderar la opinión patriótica de los que reconocemos que el Gobierno Militar y sus fuerzas de Seguridad nos salvaron de una dictadura. Tenemos que recuperar la verdad histórica de Chile.

Compartir