¿QUÉ HACE EL PC INCRUSTADO EN LA INSTITUCIONALIDAD CHILENA? Actualidad

¿QUÉ HACE EL PC INCRUSTADO EN LA INSTITUCIONALIDAD CHILENA?

Por Voxpress.cl

El vigésimo quinto congreso nacional del Partido Comunista (1,2 y 3 de abril) fue la confirmación  de lo que muchos chilenos aún no quieren entender ni asumir: pese a ser minoritario es el gran responsable de la incertidumbre en Chile y del progresivo clima de crispación en la comunidad.

 

Dentro de su torcida concepción de democracia”, jamás ha sabido convivir en una auténtica democracia, porque su rígida doctrina nació totalitaria y excluyente respecto de cualquier pensamiento distinto o divergente.

 

El PC chileno tiene tres participaciones en Gobiernos: en el radical de Gabriel González Videla, en el marxista de Salvador Allende y en éste socialista de Michelle Bachelet. Un vistazo expreso a lo que ha ocurrido y está ocurriendo concluye en la similitud de que ha sido, y es, el causante de estos tres desastres políticos y sociales.

 

González Videla firmó la Ley de Defensa de la Democracia para quitárselo de encima y poder gobernar; fue la piedra angular de la vía chilena al socialismo para ser la segunda Cuba de América durante la Unidad Popular y, ahora, jugó un rol clave en el arrollador programa de Michelle Bachelet conducente a destruir la economía para implantar su modelo estatista.

 

Cuando a fines de los 90, los opositores al régimen militar se organizaron para sacarlo del poder vía plebiscito, el único que se restó fue el PC porque concebía  sólo un medio para hacerlo: la insurrección armada. Ello le costó no formar parte “oficial” de los cuatro Gobiernos de la Concertación, durante los cuales Chile nunca se vio enfrentado a un quiebre de la paz social, como ahora.

 

Ya insertado en la Nueva Mayoría, una versión maquillada de la Unidad Popular de 1970, el PC, con su característica astucia, ejerció su clásico poder de coerción: a cambio de votos exigió la puesta en marcha de “reformas estructurales”. Las pruebas están a la vista: el país se empobreció, bajó de categoría en las clasificadoras de riesgo, se esfumaron las inversiones y la población vive en la incertidumbre de perder sus fuentes laborales, todo ello con una caja fiscal semivacía.

 

La ingerencia del PC en el Gobierno fue refrendada por la propia Presidenta de la República, quien envió un mensaje a los asambleistas del XXV congreso nacional, en el cual agradeció el “generoso aporte” de dicho partido a su gestión y pidió a su madre Ángela Jeria, admiradora incondicional de la ex Alemania de Enrich Hönecker que concurriese a su jornada inaugural.

 

Al abrir los tres días de sesiones, Guillermo Teillier leyó un discurso de 2 horas  —al más puro estilo castrista— en el cual notificó al país que no está en sintonía con su propio Gobierno ni menos respeta las normas que rigen el Estado de Derecho.

 

Lamentó el conflicto con “el hermano pueblo boliviano” como si la tirantes con Evo Morales fuese culpa de Chile y solidarizó enérgicamente con el chavismo y con el castrismo. Hugo Chávez y luego Nicolás Maduro llevaron a la ruina total a la otrora riquísima Venezuela y Fidel y su hermano convirtieron a Cuba en una cárcel sangrienta.

 

Disintió del anunció de Bachelet de que la obra gruesa de las reformas está concluida, amenazando con que “a esa obra gruesa aún le faltan muchos ladrillos” y sugirió, como si nada, que hay que expropiar tierras para dárselas a los indígenas y se deben nacionalizar los derechos de agua. Ambos son parte del vocabulario de la UP  –expropiar y nacionalizar—, la que en menos de tres años hizo añicos al país.

 

Las concepciones de los comunistas no están en línea –porque nunca lo han estado— con  las normas plenamente vigentes que rigen nuestra convivencia. Los objetivos planteados por Teillier en su congreso nacional corresponden al odioso  marco de su ideología, mayoritariamente no compartida por casi todo el mundo. De ahí que su reafirmada posición trasgresora en un Estado convencional como el chileno conduzca a una inevitable interrogante: ¿qué hace el PC incrustado en medio de la institucionalidad nacional?

Compartir