¿Qué pasa con la Familia Militar? Actualidad

¿Qué pasa con la Familia Militar?

 

 
 

Es curioso el fenómeno. Existe la llamada "Familia Militar" y, al mismo tiempo, no existe.

 

Sus integrantes pasivos son absolutamente pasivos. En "la guerra de las ideas", esto es, en restablecer la Verdad Histórica en Chile, en determinar "los buenos y los malos", y - como consecuencia - quiénes van a la cárcel o al poder, la característica central es la pasividad completa.

 

Quizás, con razón, muchos temen alzar la cabeza para que no se la vuelen judicialmente.

 

Otros pensarán en sus hijos, en carrera militar ascendente, y no querrán comprometerlos.

 

Pero, más allá de estas comprensibles explicaciones, hay un misterio a resolver.

 

Quizás también porque la misma derecha que apoyo el Pronunciamiento Militar de 1973 resolvió renegar de su pasado. Se "arrepintió".

 

Entonces, claro, la "familia militar" huérfana por la derecha y acosada por la izquierda, ocultó la cabeza bajo la arena.

 

El precio lo pagan ellos y el país. No son los únicos huérfanos.

 

La primera orfandad la paga la Verdad Histórica ya que es cuestión de leer a Aylwin y a Frei Montalva, para advertir que una guerra civil iba a ser mucho peor que los "excesos" cometidos para impedirla.

 

O, al menos, condenemos a unos por prepararla y a otros por aplastarla, pero no estatuas para unos y Punta Peuco para otros.

 

El hecho es que a punta de pasividades y silencios el mundo giró al revés.

 

Sólo en un manicomio político como Chile, el comunismo es un campeón de los Derechos Humanos. O de la Democracia.

 

Así, Stalin, Mao, Camboya con sus millones de muertos. Y ahora, Norcorea o Cuba son emblemas del totalitarismo. Pero en Chile el mundo giró al revés.

 

Quizás, asimismo, toda esta farsa fue el relato inventado por "la transición más exitosa de la historia". Un relato basado en una mentira y en la consiguiente degradación ética de Chile.

 

Han surgido, eso sí, Agrupaciones de jubilados castrenses que al parecer están germinando.

 

Habría que examinarlas y observarlas. Puede que "la familia militar" esté abandonando el sepulcro.

Compartir