Recuerdo de Víctor Gálvez Gallegos Actualidad

Recuerdo de Víctor Gálvez Gallegos

Hace 15 días producto de un agresivo y sorpresivo cáncer, nos dejó el entrañable colega y mejor amigo Víctor Gálvez G. (QEPD )recién cumplidos los 65 años. Abogado de la UC, hijo de un distinguido Coronel de Ejército de igual nombre, ingresó tempranamente recién asumido el Gobierno Militar, a asesorar a sus Mandos y funcionarios; ya  jubilado de la Institución  fue contactado para asumir el puesto de Abogado jefe de la Mutualidad de Ejército y Aviación, cargo que desempeñó hasta su prematura partida, con la eficiencia a que nos tenía acostumbrados. Profesional de sólidos conocimientos, caballero, buena persona, nunca se negó a atender  a alguien, siempre su consejo  amable y certero dejaba satisfechos a quienes le consultaban. Jugado al máximo por la causa, estuvo incluso detenido por ello, ya que al aconsejar elaborando una estrategia  de defensa de un funcionario el juez prevaricador de turno, estimó que el Abogado Gálvez  había dirigido o inducido la declaración, ordenando su prisión, presentado un Recurso de Amparo en su favor, quedó en inmediata libertad, en una Sala que  presidió el Ministro Juan Guzmán nada menos. La Corte estimó que ello es parte del rol del Abogado estando incluso amparado por el Secreto Profesional. Víctor no le dio mayor importancia al desagradable episodio y siguió trabajando como siempre. En forma paralela desarrolló una gran actividad deportiva: Piloto Civil del Club Aéreo  de Tobalaba y Piloto de Carreras del Jeep Fun Race en que fue uno de los animadores principales del evento a bordo de su viejo Ford Bronco 1978, que reparaba el mismo. En las ideas fue un Nacionalista convencido, caballeroso en el dialogo pero no claudicaba en sus posición. Trabajamos juntos muchos años, es difícil decir que fue mi Jefe, porque era un amigo más, así lo sentí, y por eso se le respondía en el trabajo, para no fallarle en sus afectos. Deja  a su viuda Silvia, tres hijos ya mayores y a su anciana madre quien le sobrevive también. Creemos sin temor a equivocarnos que se ha ido un ser de excepción, tempranamente como se van los grandes y buenos. Permítenos  Vitoco, a nombre de todos quienes te conocieron, decirte que nos sentimos orgullosos de haber sido tu amigo y por lo que hiciste en esta tierra a veces ingrata, creemos que bien ganado  tienes el cielo. Dice el poeta que la peor muerte es el olvido, en este caso permanecerás por siempre en nuestra mente y corazones, no te olvidaremos. Víctor, querido Colega y amigo de sus amigos: Descansa por siempre en la Paz del Señor.

Marcelo Elissalde Martel, Abogado.

19 de mayo de 2016

Compartir