Sincera opinión Patricio Amigo

Sincera opinión

Por Patricio Amigo

Estimo que los gendarmes que obligaron a retirarse de los funerales de su esposa,  al Coronel Moises Retamal, impidiendo que participara en el traslado de la urna hasta la carroza, actuaron con el mismo rigor de obediencia,  que todos los actuales presos y procesados por acciones militares en contra del brazo armado del comunismo.

Seguramente, estos gendarmes serán felicitados por los Mandos de su Institución, a diferencia de los jóvenes que arriesgaron su vida, hace más de 30 años y que hoy, ancianos y enfermos, están siendo postergados por sus Instituciones, frente a una justicia prevaricadora, arbitraria y politizada.

Estimo que las FF.AA. y Carabineros no debieron permitir que: miembros de Instituciones del Estado, con armas e implementaciones del Estado y por disposición del Estado, fueran procesados y detenidos al margen de Tribunales  y recintos militares; sometidos a vejámenes, denunciados con reiteración y valentía, no desmentidos.

Lo ocurrido con el Coronel Retamal es producto de la odiosa venganza política de quienes gobiernan el País y pretenden continuar el programa de la Unidad Popular de Allende, creando una dictadura en Chile. La ciega y añeja tenacidad comunista olvida que fue derrumbado el Muro de Berlín, desapareció la URSS, China defiende  la iniciativa privada y el lucro y, hasta Cuba está abandonando el patético estatismo leninista. Con desatado e insensato populismo, intentan seguir los pasos de Venezuela y para ello,

para este siniestro programa, no escatimaran en nada.

Compartir