Recientes

Sr. Lech Walesa Líder sindical del movimiento de trabajadores Solidaridad Relevantes

Sr. Lech Walesa Líder sindical del movimiento de trabajadores Solidaridad

Sr. Lech Walesa Líder sindical del movimiento de trabajadores Solidaridad, Presidente democráticamente electo de Polonia entre los años 1990 y 1995 PRESENTE

Sr. Walesa:

Mediante el presente documento, queremos saludarlo y felicitarlo por la visita que ha realizado a nuestro país, sin duda alguna, como chilenos estamos orgullosos de recibirlo, sobre todo por su coraje y su irrestricta defensa de los Derechos Humanos. Sabemos todo lo que luchó por ver a su patria libre de ideas y políticas extremas que sólo favorecen a unos pocos y que terminan por alimentar el ciclo eterno de la violencia política, es por todo esto, que queremos darle a conocer lo que vivimos actualmente como hijos y nietos de militares condenados por crímenes de lesa humanidad.

Nuestra Organización No Gubernamental, que aglutina a los familiares de los militares en retiro presos en Punta Peuco, celebra su honesto interés por los derechos de las personas, reconociendo además, su irrestricta defensa de los valores universales y la paz, al igual que Usted, creemos que la democracia es necesaria para el establecimiento de un orden duradero sostenido en el consenso y el diálogo, otras formas de administración han demostrado generar malestar y opresión para la población, es por esto, que como pueblos, debemos trabajar en el fortalecimiento del diálogo y en el respeto del Estado de Derecho. Por este último punto en particular es que nos dirigimos a Usted, ya que como organización de familiares de presos consideramos que debe tener presente la situación irregular que sufren muchos de nuestros afiliados. Esta triste situación se expresa en un estar por debajo de la ley de nuestros seres amados, decimos esto debido a determinadas acciones que ocurren al momento de los juicios que se realizan contra nuestros padres y abuelos. Ejemplo de esto son la NO aplicación de prescripciones, la aplicación de leyes con efecto retroactivo y el NO respeto a la cosa juzgada. También los juicios son realizados, a través de un sistema diferente (antiguo), pero de igual manera se utilizan normativas establecidas el año 2009, finalmente, nuestros padres sufren la generación masiva de ficciones jurídicas, como si esto fuera poco, debemos agregar, que una vez condenados, a nuestros familiares no se les otorgan los beneficios carcelarios que se le entregan al resto de la población penal, incluidos varios ancianos octogenarios con enfermedades terminales. En torno a este último punto, es importante recalcar que la media de edad en el recinto penitenciario de Punta Peuco es de 76 años de edad, por lo que muchas de las condenas, sobre todo las realizadas a mayores de 80 años, tienen un carácter “mortal”.

Sr. Walesa, sabemos que en un momento convulsionado de la historia de nuestro país existieron conflictos potentes y de naturaleza cruenta, sin embargo, si queremos avanzar en la solidificación de nuestra democracia y el fortalecimiento del Estado de Derecho, es más que necesario revisar con particular atención este tipo de irregularidades que en nada ayudan para la generación de una reconciliación y un bienestar duradero para nuestra población. Es por esto, que como organización democrática y no gubernamental, queremos solicitarle que haga una lectura exhaustiva de esta situación, entendiendo siempre que nosotros, los familiares de estos presos, también sufrimos estas condenas y todas las vulneraciones a los Derechos Humanos que conllevan, un ejemplo de esto fue la penosa negación que hizo el Ministerio de Justicia de la asistencia al funeral de su mujer de un uniformado en retiro que cumple condena en Punta Peuco, el hombre, conocía a su mujer desde los 12 años y siempre se profesaron un amor encomiable, sin embargo, esto no bastó para que permitieran que el condenado visitara por última vez a su mujer, es por todo esto Sr. Walesa que cabe preguntarse:

¿Los hombres que cumplen pena en Punta Peuco tienen Derechos Humanos?

¿Las esposas de estos hombres tienen Derechos Humanos?

¿Los hijos y nietos de los militares presos tenemos Derechos Humanos?

Esperando que la presente tenga una buena acogida, saluda atentamente a Usted,

HNPP Chile

Compartir