Recientes

Tiempos Orwellianos Hermógenes Pérez de Arce

Tiempos Orwellianos

Blogs de Hermógenes

Tiempos Orwellianos

 
 
          Esta mañana, al leer “El Mercurio”, reflexioné sobre cuánto daño le han hecho los partidarios del “No”, desde Bachelet hasta Piñera, a este país. Es que en la sección “Hace 30 Años” venía reproducida una noticia del 8 de agosto de 1987 donde decía que, por primera vez en el siglo XX, la producción de trigo de Chile había llegado a 18 millones de quintales, suficientes para satisfacer todas las necesidades del país y dejar todavía un excedente exportable.
 
          ¡Qué diferencia con 14 años antes de eso, cuando Salvador Allende notificaba a los chilenos de que quedaba harina para pocos días más! ¡Cómo no agradecer a la Fuerzas Armadas y Carabineros que, días después, hubieran atendido el clamor de Frei Montalva, Aylwin, Jarpa, Bossay y hasta de un modesto diputado como yo, que el 22 de agosto del 73 les pedimos a los comandante en jefe y al general director que pusieran término a la situación existente. La falta de pan se originaba en la Reforma Agraria DC y UP.
 
          Hoy día venimos de vuelta de nuevo y los totalitarios están haciendo lo que siempre han hecho, es decir, privarnos de libertades. Desde luego, han avanzado en privarnos de la libertad de expresión, porque hay proyecto de ley aprobado en comisiones de la Cámara para meter presos por un mínimo de tres años y un día a los que contradigan cualquier fallo dictado por los tribunales contra los militares que derrotaron al terrorismo de izquierda.
 
          Y lo más alarmante es que en la comisión liberticida de la Cámara no sólo se impusieron los mismos de siempre, es decir los totalitarios socialistas y comunistas, más los votos de los kerenskys, que siempre terminan haciendo lo que les mandan los rojos, aunque después tengan que llamar a los militares para evitar un régimen soviético, sino todavía más alarmante fue que se abstuvo el diputado de RN  Cristián Monckeberg. ¡Se abstuvo! Por suerte los restantes diputados de ChileVamos votaron en contra, pero así y todo perdieron.
 
          Y, por supuesto, los totalitarios que nos gobiernan, que han logrado el descontento general con sus medidas socialistas y ven que van a perder la elección, han recurrido al “enemigo público número uno” que han diseñado, tal como el régimen totalitario del libro de Orwell, “1984”, en el cual el gobierno todopoderoso había designado a Emmanuel Goldstein como el villano oficial y culpable de todo y cada vez que se veía en problemas, ordenaba que todo el pueblo prorrumpiera durante dos minutos en insultos contra Goldstein.
 
          En el caso de los totalitarios chilenos de hoy, su Goldstein es Pinochet y por eso, como la gente está descontenta con tanto socialismo que ha paralizado al país, han inventado levantar una vez más el fantasma de Pinochet y resuelto cerrar el penal de Punta Peuco y trasladar a los presos políticos militares a un penal común.
 
          Lo que pasa es que los enemigos del Gobierno Militar que salvó al país ahora están divididos entre Piñera y Bachelet, y el Gobierno quiere poner a Piñera en una situación incómoda, pues, sabiendo que éste ha sido el principal perseguidor de los militares junto con Patricio Aylwin; y sabiendo que el electorado de Piñera es, en su mayor parte, de ex partidarios del Gobierno Militar, quieren desenmascararlo para que tenga que oponerse al cierre de Punta Peuco.
   
       Es como los dos minutos de insultos al enemigo público número uno de la novela 1984. El cierre de Punta Peuco son los dos minutos para decir atrocidades de Pinochet y hacer patente la “contradicción vital” de Piñera.
 
          Pero resulta que tanto los detractores bacheletistas como piñeristas del régimen militar pueden encontrarse con una sorpresa, porque ayer fue proclamado en el Caupolicán José Antonio Kast, un candidato de derecha que no reniega, sino defiende al régimen militar y lo declaró así ayer en la proclamación. Además, los asistentes tuvieron el coraje de cantar la estrofa de los “Valientes Soldados” en reconocimiento a la salvación de Chile por las Fuerzas Armadas y Carabineros.
 
          La fuerza del “Sí” renace, ante el daño que han hecho al país los del “No”, que ahora irán a la elección divididos entre los candidatos Piñera (en el improbable caso de que no sea formalizado), Guillier, Sánchez, Goic y Me-O, es decir, al menos en cinco frentes, mientras los del “Sí” estamos unidos tras uno solo, José Antonio Kast. Si todos ellos juntos apenas pudieron vencer al “Sí” en 1988 ¿cómo casi treinta años después los del “Sí” no vamos a poder vencerlos si van divididos entre cinco?
 
          En 2017 vuelve a estar en juego la decisión entre socialismo y libertad que los militares hoy perseguidos permitieron resolver. Un solo candidato los representa hoy.

Compartir