Traicionera agresividad Despierta Chile

Traicionera agresividad

 

José Joaquín García Chanks es un tipo "violento" aseguran quienes conocen al anarco-terrorista, agresor del Teniente Coronel de Ejército (r) Álvaro Corbalán Castilla, en la CAS.

 

Este sujeto, robusto y corpulento (más de 1,80 mts de estatura) se abalanzó sobre el oficial de 65 años de edad, preso desde 1990 (dos tercios de su existencia encarcelado por defender a Chile), dejándole con lesiones en el rostro, situación constatada por los médicos. El imprevisto ataque ocurrió el 9 de marzo pasado al mediodía, cuando Corbalán aguardaba en el pasillo en espera de entrevistarse con su abogado.

 

Los dos gendarmes de su custodia, terminaban el turno diario y se hallaban junto a la pareja de funcionarios a los que le correspondía el relevo. Otros dos gendarmes se encontraban en el lugar, es decir seis en total. No obstante, ninguno de ellos previó ni logró impedir la sorpresiva acción del militante anarquista. 

 

La publicación "Refactario Antiautoritario" (sitio web), celebró la supuestamente "heroica" acción de García Chancks. La periodista Alejandra Matus subió a la red, el video que da cuenta de los hechos y al cual la edición de El Mercurio de este domingo 20 de marzo (Cuerpo C, pág 17) dedica amplia cobertura. Este es el enlace a las imágenes:  https://www.youtube.com/watch?v=x8EXIgx1VF8

 

Como se aprecia, el oficial en retiro, se encuentra tranquilamente esperando entrevistarse con su defensor, cuando García se lanza sobre él en una agresión que pudo acarrear graves consecuencias para la integridad física del comandante Corbalán. Éste, lejos de reprochar la alevosa conducta del anarquista, le hace ver en una carta (manuscrita obviamente) que la "traicionera agresividad" hacia su persona, demuestra que es "lamentable que la generación a la que pertenece mantenga odios y rencores que los chilenos debiéramos superar, privilegiando un necesario reencuentro ern beneficio de nuestro país".

 

Un perdón generoso y una visión noble acerca de cómo podríamos encarar el futuro: con esa grandeza de espíritu. Álvaro Corbalán anunció además que no se haría parte en alguna querella, lo que es un ejemplo de parte de quien ha recibido dos cadenas perpetuas y presenta serias enfermedades invalidantes, como diabetes y posee una visión cercana al tercio de lo normal en un ojo; el otro ya lo perdió.

 

Los gendarmes fueron sometidos a sumario y apartados de sus funciones. En cuanto a García Chancks, recibió un castigo de 30 días sin visitas. Este individuo, militante del grupo "Acción antiautoritaria" en noviembre de 2015 resultó detenido por instalar un artefacto explosivo en el frontis de la Escuela de Gendarmería en San Bernardo. Kevin Gajardo (18) fue aprendido junto a García, quien es estudiante de psicología de la U. Academia de Humanismo Cristiano, donde tiene denuncias por agresiones. A García Chancks se le relaciona además con un atentado de similares características, perpetrado contra la Décimo Segunda Comisaría de Carabineros de San Miguel. En su poder se encontró un celular, aparato con el cual pretendía activar la bomba de San Bernardo. 

 

 

García Chancks reside en la comuna de Vitacura, sus padres está separados y el progenitor es gerente de una empresa. Su madre, que convive con una nueva pareja, se dedica a la venta de artesanías. Él, desestimó contar con un abogado particular y del servicio de la Defensoría Penal Pública. Su abogada es María Paz Martínez y García, el que hasta ahora se ha negado a entregar alguna declaración al respecto, está a la espera de nuevas diligencias para, en abril, enfrentar el juicio en el tribunal oral, puesto que la Fiscalía Sur habría terminado la investigación.

 

Sin duda, es ingenuo pensar que las acciones terroristas del acusado, recibirán una sanción según el mérito. Más podríamos aguardar una sentencia similar a la del "caso bombas" donde dos de los imputados, recibieron 100 y 80 millones de pesos de compensación, porque el Ministerio Público perdió un juicio, donde decenas de pruebas fueron desestimadas por los jueces. Es el caso de Francisco Solar y Mónica Caballero, anarquistas que podrían ser condenados a 44 años de cárcel en España por el acto terrorista en la Basílica del Pilar de Zaragoza (noviembre de 2013).

 

Por su parte el comandante Corbalán, seguirá sufriendo un castigo permanente al tener en su manos un celular. Dos meses aislado en la Cárcel de Alta Seguridad y viviendo (si se puede llamar así a su pasar), en una celda de 2x2 mts.2, con un foco halógeno sobre su camastro encendido las 24 horas y salida al patio (a veces) por dos horas. ¡Qué diferencia entre un oficial condenado por cumplir con su deber y hacer honor a su juramento de servicio a la Patria y el trato que reciben los extremistas y terroristas!

Compartir