Violación de DD.HH Actualidad

Violación de DD.HH

 

Enrique Ibarra, abogado del Teniente Coronel (r) Álvaro Corbalán Castilla, pidió a los Tribunales que su defendido sea internado en el Hospital Militar, ante su delicado estado de salud.

 

Corbalán fue víctima de un castigo abusivo y trasladado intempestivamente, desde Punta Peuco a la Cárcel de Alta Seguridad, el 20 de noviembre recién pasado. Fue la propia ministra de Justicia Javiera Blanco quien anunció, con enorme cobertura de prensa, esta medida excepcional y absolutamente discriminatoria en contra del ex jefe operativo de la CNI.

 

Su supuesta falta: mantener en su poder un celular, junto a "archivos y tarjetas de identificación" (en realidad documentos y recuerdos personales); según dicha autoridad, eso bastaría para justificar una resolución tan arbitraria, drástica y lesiva a la dignidad del militar que cumple 89 años de condena. Álvaro Corbalán, quien está preso desde 1990 enteró un cuarto de siglo encerrado, por cumplir órdenes superiores en la lucha contra la subversión y el terrorismo, carece de toda garantía.

 

Como se ha dicho  "en Francia los terroristas son terroristas. En Chile se les indulta y quienes los combatieron están presos ..." y por eso nos encontramos en este estado de cosas, donde la delincuencia y los que practican el terror como método de lucha, gozan de impunidad.

 

En cambio, Älvaro Corbalán, permanece recluido en una celda de 2x3 mts.2 y puede salir al patio solo tres horas cada día. Está completamente aislado, con vigilancia permanente a cargo de uno o dos gerdarmes las 24 horas del día.

 

Él ha preferido caminar solamente en el pasillo para no exponerse a las amenazas contra su vida, las que recibe constantemente. Su abogado, Enrique Ibarra, en un escrito ante la Corte, denunció que "durante los días que lleva recluido ha recibido gritos, insultos y amenazas de muerte de manera permanente, incluso durante la noche perturbando su descanso (si así se pudiera llamar a eso). Su custodio debió intervenir ante un sujeto que llegó hasta la reja de su calabozo amenazándolo de muerte. Todo lo anterior y el rigor de las medidas aplicadas importan una violación evidente de sus derechos humanos que transgreden las normas vigentes y constitucionales", enfatizó el abogado, según consigna en su edición de hoy, el diario La Tercera.

 

Ibarra pide que el oficial sea internado en el Hospital Militar; sufre hernia lumbar, diabetes, hipertensión, ha perdido totalmente la visión en uno de sus ojos y padece cáncer. Todo esto se encuentra acreditado clínicamente.

 

El abogado presentó el escrito al juez Mario Carroza, quien a su vez, este viernes (27), requirió a Gendarmería que oficie sobre el estado de salud de Älvaro Corbalán, cuando estaba en Punta Peuco y respecto de su actual situación en la Cárcel de Alta Seguridad.

 

Ibarra, agregó que su cliente recibió ansiolíticos y tiene serias dificultades "por recibir alimentación liviana a la que no estaba acostumbrado"

 

Así, con amenazas de muerte y enorme riesgo para su salud, Álvaro Corbalán vive sus días, meses y años. En una soledad total, sin que se conozca, por ahora, algún pronunciamiento en su favor que mitigue en algo, su graves penurias. ¿El juez Carroza mostrará alguna clemencia? ¿Levantarán su aislamiento total? ¿Será internado en el Hospital Militar para recibir asistencia médica?  

Compartir