Recientes

Vuelven los indeseables Actualidad

Vuelven los indeseables

 

 
La próxima semana, los terroristas Francisco Solar y Mónica Caballero, estarían de regreso en Chile. Eso en virtud de un decreto de expulsión dictado por la Audiencia Nacional de España el 30 enero pasado. Solar y Caballero fueron condenados a cumplir una pena de cuatro años y seis meses en la península, por detonar un artefacto explosivo en la Catedral de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, el 2 de octubre de 2013. Y al pago de una multa de 143.000 euros como compensación al Cabildo de la ciudad asturiana. Monto muy inferior a lo solicitado por la Fiscalía: el tribunal estimó que los anarquistas no pertenecían a una organización terrorista.
 
Ambos elementos fueron detenidos el 13 de noviembre de 2013 y desde aquella fecha permanecieron en prisión. Pero se acogieron a un beneficio contemplado en el art. 89 del Código Penal español el que les permitió purgar solo la mitad del tiempo de castigo impuesto, en el Centro Penitenciario de Villabona, Asturias. 
 
Para regresar a Chile, debieron acreditar un domicilio en nuestros país, antecedente que quedó en carácter de reservado. Y lo hacen como ciudadanos libres ya que fueron absueltos en el llamado Caso Bombas I y recibieron una elevada compensación económica: cien millones de pesos para Solar Domínguez y $ 80.000.000 para Mónica Caballero Sepúlveda. En total el Fisco debió pagar un millón de dólares de la época, luego que la Corte Suprema condenara al Estado de Chile a pagar las costas del juicio a seis de los imputados en ese proceso donde el Ministerio Público no logró probar ante el Juzgado de Garantía, la participación ni que existiese una organización terrorista. Estuvieron ocho meses en prisión.
 
Luego, Solar y Caballero viajaron a España para ser detenidos ese mismo año (2013) instalando artefactos explosivos. En el atentado de Zaragoza, una mujer resultó herida.
 
El gobierno dispondría algún tipo de medida "especial" ante el retorno y la consabida manifestación a cargo de grupos anarquistas. El abogado Miguel Soto,quien representó a Francisco Solar en el Caso Bombas, anunció que si "se les molesta" presentarán el habitual recurso de amparo.

Compartir