¿Y ahora qué? Actualidad

¿Y ahora qué?

 

Venezuela vivirá otra elección parlamentaria. La oposición agrupada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), aventajaría al chavismo por unos 15 puntos. 

 

Pero como el régimen de Maduro controla el Consejo Nacional Electoral, así como el sistema electrónico de votación, podrá encargarse de contar los votos: debe esperarse un fraude, mismo mediante el cual se autoconcedió una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional en el anterior ejercicio. 

 

Por lo tanto del proceso del próximo domingo 6, poco o nada podría esperarse en términos de una derrota que anuncie un cambio de gobierno hacia formas no dictatoriales. Así, el único camino posible que podría surgir para tal efecto, es la desobediencia civil: el pueblo venezolano no ha recurrido a tal modalidad. 

 

La MUD que agrupa a una veintena de partidos social-demócratas y democristianos, apoyó la candidatura de Henrique Capriles a quien le robaron la Presidencia el 14 de abril de 2013. Unasur ni menos la OEA, dirigida por José Miguel Insulza en la época, acogieron el airado reclamo.

 

Leopoldo López encabezó una etapa de movilización callejera con un fuerte apoyo de los universitarios. Cuarenta y dos jóvenes fueron asesinados y Maduro culpó a López como directo responsable en un simulacro de juicio. El propio fiscal a cargo del caso (Franklin Nieves) huyo del país denunciando la farsa.

 

Su esposa Lilian Tintori  recorrió América en busca de apoyo para liberar a su marido. En Santiago de Chile, Bachelet ni siquiera la recibió. No obstante, el fin de semana, el canciller Heraldo Muñóz por instrucciones de la mandataria, ordenó al embajador chileno en Caracas manifestar su "preocupación" por la integridad física de Tintori.

 

Pero este tímido gesto, en nada cambia la negativa del gobierno de Bachelet a condenar las violaciones a los DD.HH que comete Maduro.Un silencio que se ha transformado en una especie de regla no escrita: Bachelet, supuesta conductora de nuestras relaciones exteriores no se pronuncia sobre Venezuela, sobre Perú ni sobre Bolivia.

 

Respeto a Macri, esta administración cometió otro error de proporciones. Michelle Bachelet mostró su apoyo al derrotado Scioli y solo en la hora nona, contactó al ganador intentando reparar esta equivocación.

 

Tintori estaba en la capital trasandina con Mauricio Macri y celebró su victoria. El nuevo presidente argentino declaró que honrará su promesa de campaña y pedirá aplicar la clásula democrática del Mercosur a Venezuela. 

 

¿Qué hará en este caso Bachelet? Porque el pronunciamiento de la Casa Rosada cuando salga Cristina Kirchner, se producirá en pocos días, dando un giro total a la política de alianza con el régimen de Maduro que siguió el kirchnerismo. Y la posición que adopte el gobierno de Buenos Aires no es algo menor para los vínculos bilaterales que, Mauricio Macri, desea impulsar con Chile para mejorar una relación muy deteriorada en los pasados doce años. 

 

Será algo de ver. Bachelet anunció que concurrirá a la "última cena" que ofrecerá CFK en la residencia presidencial de Olivos y que, además, asistirá a la asunción del mando de Macri (el 10), la cual podría ser en el Congreso Nacional argentino, donde "La Cámpora" hará llegar la "patota" 

Compartir