¿Y los presos inocentes, qué? Actualidad

¿Y los presos inocentes, qué?

Moisés Retamal Bustos

Sr. Director

Leí la entrevista al Padre Montes publicada en su prestigioso medio de comunicación social y en la que éste, levanta la voz por beneficios humanitarios para presos de Punta Peuco.
En la entrevista el Padre Montes da por cierto, que todos los que cumplen penas en el penal son culpables de crímenes de lesa humanidad, sin considerar que muy alto porcentaje de los presos son víctimas del delito de Prevaricación, que cometen miembros del poder judicial.
Me pregunto: ¿y los presos inocentes, qué?
Padre Montes, tengo 65 años y a Dios gracias, soy sano y siendo víctima de la Prevaricación, por ende totalmente inocente, no tengo ninguna posibilidad de acceder a los beneficios de los que ud. se refiere y debo seguir cumpliendo de una pena que injustamente me aplicaron.
Se han presentado ya, querellas por el delito que denuncio y un Poder del Estado, el judicial, siendo el único que puede investigarlo y sancionarlo, no las ha acogido, ratificándose la Dictadura Judicial a la que se enfrentan militares en retiro, sin tener ninguna posibilidad de defensa, derecho Constitucional inculcado impunemente.
Ruego a Ud., distinguido Padre Montes, que su loable defensa por los derechos humanos de enfermos terminales y ancianos presos injustamente, se extienda además a los sanos, inocentes y más jóvenes, que producto de la Prevaricación de jueces, cumplen injustas e ilegales penas.
Moisés Retamal Bustos

Injustamente preso en Punta Peuco"

 

Esta carta fue enviada al director del diario El Mercurio por el coronel de Ejército Moisés Retamal Bustos. Él fue condenado a seis años de cárcel por la "desaparición" de tres uruguayos en septiembre de 1973. 

 

No se trataba de simples excursionistas ni de boys scouts, sino de los guerrilleros Tupamaros Ariel Arcos, Juan Povaschuck y Enrique Pardagoy quienes cerca del 29 de ese mes fueron detenidos por una patrulla de Carabineros, en el Cajón del Maipo, cuando intentaban pasar hacia Argentina. Y presuntamente llevados al recinto del Regimiento Ferrocarrileros de Puente Alto.

 

En esta causa, fue condenado en primera instancia solo el coronel de Ejército Mateo Durruty Blanco. Reabierto el proceso, la Corte de Apelaciones de Santiago condenó a  seis años de presidio a los militares en retiro Gabriel Montero Uranga, Francisco Martínez Benavides, Guillermo Vargas Avendaño, Lander Uriarte Burotto y Moisés Retamal Bustos firmante de esta carta publicada por el sitio de la ONG Hijos y Nietos Prisioneros del Pasado (HNPP).

 

La esposa del coronel Lander Uriarte Burotto, en marzo de este año falleció su esposa Moy, una de las fundadoras de la agrupación HNPP, sin que él pudiese despedirla ni asistir a su funeral. Gendarmería y el Ministerio de Justicia denegaron su solicitud.

 

Idéntico trato inhumano recibió Moisés Retamal Bustos cuando su cónyuge falleció por un cáncer terminal. Recibió "autorización" de las autoridades penitenciarias para verla ¡dos horas! cuando ella ya, inconsciente, agonizaba.

 

Esta es la aberrante situación qie soportan militares, marinos, aviadores, carabineros y funcionarios de la Policía Civil, presos en Punta Peuco y otros recintos. Mientras los guerrilleros y comandantes gozan de las mieles del Estado.

 

Así la Corte Suprema ordenó (marzo, 30) indemnizar con tres millones de pesos a 659 presos políticos por considerarlos "víctimas del delito de lesa humanidad" ¡Qué decir de las decenas de miles de "exonerados" que reciben pensiones vitalicias, salud y educación gratuitas, para ellos y sus familias!

 

¿Y qué, como pregunta el coronel Moisés Retamal, qué pasa con los inocentes condenados por jueces prevaricadores?

 

Hay situaciones, como señala una publicación de la propia izquierda, que "merecen respeto" (Cambio21) aludiendo al triste deceso de la señora esposa del comandante, titular elocuente para describir el sentimiento que despierta la injusticia para con nuestros presos políticos militares. 

Compartir