Yo podría haber sido futbolista Cartas a directores

Yo podría haber sido futbolista

Por Manuel Larraín García

Señor Director:

Cuando niño me gustaba jugar a la pelota, pero yo era malo; siempre me elegían al final y después me ponían al arco. Por eso decidí no seguir la carrera de futbolista y preferí ser ingeniero.

Pero seguro que en el nuevo Chile, el de la igualdad, el sin selección, los niños malos para la pelota sí tendrán la posibilidad de llegar a ser futbolistas. Para ello propongo las siguientes medidas:

1. Los equipos de fútbol no podrán discriminar a ninguna persona que quiera jugar en ellos. No podrán hacer pruebas de admisión y en caso de haber cupos limitados, estos se asignarán en forma aleatoria.

2. Para los que no ingresen a un club privado por falta de cupos, se crearán tantos clubes estatales como sean necesarios.

3. Cada club deberá cumplir con ciertas cuotas de mujeres, homosexuales, miembros de pueblos originarios y otras minorías de modo de no excluir a nadie.

4. Además, todos los jugadores deberán jugar la misma cantidad de minutos al año, sin importar su desempeño en la cancha.

5. Por último, los delanteros tendrán limitados los goles a dos por partido y el goleador de la temporada no podrá superar en más de tres veces la cantidad de goles del que hizo menos (para lo que habría que implementar un mínimo ético).

Si estas medidas se hubieran implementado hace 30 años (en vez del modelo neoliberal que rige en el fútbol), quizás yo hoy podría estar jugando en Colo Colo.

Compartir