LA OTRA PANDEMIA QUE VIENE

LA OTRA PANDEMIA QUE VIENE

Por Marco A. Santander L.

www.despierta chile.cl

            Para aquellos optimistas que piensan que la crisis social que nos afectó meses antes de la pandemia ya pasó, están muy equivocados. A los problemas que nos aquejan hoy en día, como el cambio climático que nos mantiene en sequía permanente y que afecta a gran parte del territorio nacional, se suman los problemas sociales, la pandemia del Coronavirus y los peor de todo, es la crisis económica post pandemia que se avecina.

            Sin duda alguna, en forma solapada y artera, como nos tienen acostumbrados la izquierda y en especial el Partido Comunista, que muy bien se maneja con un pie en el Congreso y otro en la calle, está preparando una bien estructurada crisis política, económica y social una vez pasada la crisis del Covid-19.

            Los esfuerzos que ha hecho el gobierno al anticipar acciones que han permitido controlar de buena forma esta pandemia, los recursos destinados para paliar los problemas económicos de los sectores de la pequeña empresa  y de la población más necesitada, de nada servirán para contrarrestar la nueva arremetida antisocial insurreccional de los sectores insurgentes que llamarán a la sublevación y a la desobediencia civil. Los termocéfalos no han dejado de pensar de que Chile aún puede ser la vanguardia de la insurrección en Latinoamérica.

            La materialización y comienzo a esta nueva crisis social, se prevé entre los meses de septiembre y noviembre del año en curso, fecha en que se estima superada la pandemia del Covid-19.

            Al interior de la izquierda, ha sido tratado este tema y se ha llegado a la conclusión que se deben continuar las demandas sociales surgidas a partir del 18 de octubre del año pasado, mostrando ya señales de aquello en violentas protestas en la Región Metropolitana como en otras Regiones, donde se han generado graves enfrentamientos entre policías y manifestantes quienes aducen normalidad en sus sectores para salir a las calles y retomar la insurgencia. Ante ello, algunos parlamentarios de oposición, como una manera de presionar de una manera irresponsable, han hecho un llamado al gobierno para que aborde demandas populistas  surgidas el año pasado o de lo contrario retomarían las protestas una vez terminada la pandemia. Por mientras, han propuesto maneras alternativas de manifestación para no perder y resguardar el derecho humano de la protesta, prueba de ello, dirigentes sociales como Mario Aguilar (profesores), Bárbara Figueroa de la CUT  y otros, promovieron y llamaron a marchas y manifestaciones llevadas a efecto el día del trabajo recién pasado en Plaza Baquedano, contraviniendo las medidas para evitar posibles contagios de Coronavirus.

            La izquierda encabezada por el Partido Comunista, no ha abandonado la idea de siempre: castigar al rico sin importarle los trabajadores, excluyendo grandes empresas de proyectos que podrían dar alivios financieros y con ello proteger el empleo; pareciera que no les interesa que las empresas subsistan, es tal la sinvergüenzura de estos desalmados, que sin pudor han sentado las bases para presentar un proyecto de ley que busca apropiarse indebidamente de los ahorros para la vejez de todos los chilenos, eliminando de paso a las AFP. Es difícil imaginar a estos politiqueros de izquierda que todos conocemos, administrando los recursos de quienes con esfuerzo han juntado durante toda su vida laboral. Menos mal que nuestra Constitución tan denostada y vapuleada, impide que los parlamentarios presenten iniciativas en materia de seguridad social que deban ser financiadas por el Ejecutivo.

            La situación es seria y preocupante y así lo ha manifestado el senador Allamand, avalando lo mencionado anteriormente, fustigando la reunión que un grupo de senadores de oposición  quienes junto al dirigente NO+AFP Luis Messina (quien aseveró tiempo atrás que la Convención podría cerrar el Congreso declarándose soberana), planteó la expropiación de los fondos previsionales de los trabajadores, propuso unos beneficios inviables y el aumento de la cotización sin base seria, lo que afectaría gravemente el empleo justo cuando se requiere todo lo contrario.

LO QUE NUNCA SE DEBE OLVIDAR

            “estuve trabajando en la fortaleza de La Cabaña a las órdenes del Che Guevara que era el jefe militar de esa fortaleza… La Comisión depuradora es un organismo que crea el gobierno de Fidel Castro… el fin era implantar el terror revolucionario en Cuba mediante los fusilamientos. Esos fusilamientos eran arbitrarios, porque los infelices que llevaban ahí ya estaban previamente sentenciados a muerte, como es el caso por ejemplo del primer teniente José Castaño que había sido jefe del Brac y que fue asesinado personalmente por el CheGuevara en su propia oficina. Y contra el cual no había ningún tipo de pretexto legal para fusilarlo, porque este señor ni había matado, ni había torturado a nadie durante el régimen de Fulgencio Batista”. Recuerda Rolando Castaño, hijo del citado teniente asesinado: “Mi padre fue asesinado por Ernesto Guevara el 7 de marzo de 1959… Y él en su despacho primeramente lo interrogó, lo maltrataron físicamente, y como no se ponían de acuerdo, el Che Guevara dándole una vuelta a su oficina con su pistola le dio dos balazos en la cabeza

Libro “EL CANALLA” la verdadera historia del Che. NICOLÁS MÁRQUEZ

SI ERES CHILENO Y AMAS TU PAIS:

VOTA “NO” (RECHAZO)  A UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

ENTRADAS RECOMENDADAS

Loading...