Casa tomada Despierta Chile

Casa tomada

 

 

En el clásico cuento de Cortázar, dos hermanos que siempre vivieron juntos en una casona antigua, deberán progresivamente abandonarla, ante la presencia de intrusos que les arrebatan su propiedad; hasta que finalmente ambos huyen, sin defenderla. Esto ilustra de manera elocuente la capitulación del Estado de Chile en La Araucanía. Le es indiferente lo que allá sucede.

 

Dos grupos de encapuchados, premunidos de armas de fuego, perpetraron dos atentados en la Ruta 5 sur; uno de los ataques se produjo en la vía que une Collipulli a Ercilla; el otro fue en las cercanías de la ciudad de Victoria. En ambos, los hechores derribaron árboles para obstruir el tránsito: entre disparos, quemaron siete camiones.

 

Según dirigentes gremiales del sector transporte, durante 2016, 60 máquinas resultaron destruidas y en lo que va de 2017, se perdieron nada menos que 40 camiones en estas circunstancias. Uno de ellos pertenecía a Gasco: éste, providencialmente viajaba sin carga, lo que hizo notar la empresa en comunicado al llamar la atención de las autoridades por el inminente peligro de tal situación. 

 

En carta enviada al subsecretario Aleuy, el gerente manifestó su enorme inquietud: "le hacemos ver lo gravísimo del incidente descrito, por cuanto pudo haber tenido consecuencias para la salud  y seguridad de las personas (...) en el entorno, si la integridad de  la cisterna hubiese sido comprometida" por lo que solicitó a Mahmud Aleuy "adoptar todas las medidas que le confiere la ley con tal de precaver que otro incidente similar pueda volver a afectar a otro camión de trasporte de gas" ya que "tenemos la legítima aspiración de continuar desarrollando nuestras actividades con normalidad dentro del marco legal, sin estar sometidos a peligros como el descrito para nuestros trabajadores y contratistas".

 

Por su parte los camioneros (Confederación Nacional del Transporte de Carga CNTC) pidieron una reunión con el ministro del Interior Mario Fernández , puesto que "estimamos que este nuevo episodio de violencia extremista exige tomar medidas  policiales y legales de mayor envergadura y eficacia, ya que medidas como las cámaras de seguridad, que inauguró hace unos días el subsecretario Aleuy, han demostrado ser solo una respuesta política ante un hecho que demanda una voluntad mayor"  

 

¿Voluntad mayor? Bueno, mientras la Fiscalía anunciaba una querella por la Ley Antiterrorista, el gobierno tímidamente, se allanaba a aceptar que, en este caso, se podía hablar de una acción terrorista. Sin embargo, Michelle Bachelet, ni siquiera se ha referido en persona a esta gravísima situación y, como usuaria de tuiter, tampoco registra mención alguna a los hechos. En su cuenta apenas en el 2% de los posteos, alude a asuntos nacionales: opta por condenar atentados como el de Manchester o por aludir a la Guerra de las Galaxias y a la lucha contra el "lado oscuro de la fuerza" Muy aleccionador. Pero del terrorismo en casa: nada. Solo silencio como es lo usual en ella.

 

Además, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez, han tomado el camino negacionista. Para Guillier, simplemente no hay terrorismo en La Araucanía. En tanto para Sánchez debiera hablarse de violencia política (porque no hay diálogo, según argumenta). El pre candidato "independiente" de la Nueva Mayoría, señala que el terrorismo lo practican "agentes del Estado" y en el colmo de la delirancia, sostiene que esto es lo que hace el Estado Islámico ¿?

 

Piñera reconoce que en la Novena Región si existe. Sin embargo durante su administración, esto fue cuidadosamente soslayado y no se recuerdan medidas enérgicas o decididas para al menos contener, con severa autoridad tales ataques.

 

José Antonio Kast cree imprescindible decretar un Estado de excepción para las zonas rojas y convocar a las FF.AA. Solo así se podría restaurar el Estado de Derecho.

 

Porque si el Ejecutivo manifiesta timidez e increíbles vacilaciones para hablar del fenómeno terrorista, las palabras de Miguel Hernández, Intendente de La Araucanía, representante del Poder Central en la región, constituyen un oprobio, la deshonra y desvergüenza pública, al describir que en el ejercicio de su alto cargo se siente "débil e incapaz de tomar decisiones" 

 

¿Qué pasará con este intendente regional, cuando la CAM y el resto de seudo comandos de weichafes agrupados en diversas organizaciones, los que una vez consolidado el control de zonas y de territorios liberados (como Temucuicui), ingresen a otra fase subversiva, como asesinatos selectivos, secuestros y el resto de tácticas propias del terrorismo?   

 

En La Araucanía viven en una "Casa tomada? esa es la trágica realidad.  

Compartir