Recientes

Censurado otra vez Hermógenes Pérez de Arce

Censurado otra vez

blogdehermogenes.blogspot.cl/

              Hace dos o tres años la joven filósofa y periodista Teresa Marinovic, que es la única persona, según mi leal saber y entender, que se ha atrevido a decir en la televisión abierta que está de acuerdo conmigo (sin medir el costo que ello podía significarle), me convidó a participar en el “streaming” (televisión por internet) de la Radio Bío Bío.
 
Acepté y desde entonces grabé todos los martes a las diez y media, durante unos tres minutos de comentarios que tuvieron dispar acogida, dependiendo del interés que despertaran en el público. Eso duró hasta hoy, en que he visto mi comentario grabado el martes y titulado “Receta Para la Araucanía”, suprimido de la parrilla de columnistas cuando ya se acercaba a las dos mil visitas. Eso me permite saber el límite del pluralismo practicado por dicha emisora. Para información de los lectores, he aquí el texto del comentario (todo el que me censura debe saber que la penalidad por hacerlo –como bien lo debe haber aprendido la revista del Colegio de Abogados, que aplicó censura previa al artículo que después apareció en este blog el 27 de marzo de 2015, bajo el título “Artículo Impublicable en la Revista del Colegio de Abogados”-- consiste en que el material censurado se publica en seguida acá):
 
               “He dicho y escrito muchas veces que el principal problema de casi todos los chilenos es que les han lavado el cerebro. Con esto quiero decir que les han metido en la cabeza numerosas falsedades y les han ocultado unas todavía más numerosas verdades. Una de aquellas falsedades es que el estado de subversión, violencia e inseguridad en la Araucanía proviene de ‘un conflicto ancestral’ y de ‘difícil solución’. ‘Complejo’, como dicen ahora cuando está quedando la crema. Cuando todavía no ha quedado la crema dicen que el problema es ‘acotado’. Entonces, cuando usted oiga a un opinante contemporáneo decir que algo está ‘acotado’, tenga por seguro que va a empeorar. Y cuando diga que es ‘complejo’, es porque no le ve remedio.
 
               “Pero hubo una época no lejana en que en la Araucanía no había ninguno de los problemas actuales y, podía asegurarse, la mayoría vivía feliz. Eso ocurría bajo la Presidencia de Augusto Pinochet Ugarte, elegido con el 67% de los votos y por un período de ocho años a partir de 1981. Luego, no era ‘dictador’, como dicen ahora, sino Presidente elegido. Y cuando iba a terminar su mandato, en 1989, la Junta General de Caciques mapuches, representativa de los 300 mil indígenas del sur de Chile, le confirió en la localidad de Chonchol un pergamino designándolo ‘Jefe Máximo, Conductor y Guía’, ‘por haberse preocupado de que el pueblo mapuche recuperara su dignidad y recibiera los beneficios sociales y la propiedad de su tierra, que históricamente le fue negada’ (‘El Mercurio’, 14.11.98, p. A-3).
 
               “Por eso en el plebiscito de 1988 el ‘Sí’ al gobierno de Pinochet ganó en la Araucanía y Los Lagos, en el primer caso por 54 a 46 por ciento. Eran las regiones del país en que la gente estaba más contenta.
 
               “Es que había paz y tranquilidad, porque se hacían respetar la ley y el derecho de propiedad. No había terrorismo, desde luego, porque a los terroristas se les aplicaba mano dura. Ni tampoco había ningún ‘conflicto ancestral’. Y ni siquiera un problema ‘acotado’, ni menos ‘complejo’.”
 
               Fin de la cita.
 
               Cuando revisé los comentarios en el sitio web de la radio, durante el par de días que duró en el aire mi grabación, me llamó la atención que, aparte de las opiniones favorables (minoritarias) que suscitó, las adversas eran particularmente insultantes para mi persona, pero además tenían algo más en común: no desvirtuaban ningún aspecto del comentario. Es decir, quedaba en pie: (1) Que el Presidente Pinochet fue condecorado y recibió en 1989 un título honorífico de los caciques representativos del pueblo mapuche; (2) Que en la respectiva región el “sí” triunfó sobre el “no” por 54 a 46 por ciento en el plebiscito de 1988, revelando que la población estaba mayoritariamente contenta; (3) Que en esa época no campeaban ni el terrorismo ni la violencia en la región; y (4) Que por tanto, el llamado “conflicto  mapuche” no tiene carácter “ancestral”, como todo el mundo insiste en calificarlo hoy día; y ni siquiera tiene carácter mapuche, como bien lo ha probado reiteradamente en su blog, y en su libro “¿Es Mapuche el Conflicto?”, el especialista en el tema, Julio Bazán, a quien recomiendo leer en juliolbazan.blogspot.com.
 
               Evidentemente, probar que una política del Gobierno Militar fue exitosa, que gozó de acogida popular y que uno de los principales “problemas nacionales” del momento se debe exclusivamente a la acción (o inacción) de los gobiernos posteriores está “off limits”, en el actual concepto de “pluralismo” informativo que practica el “streaming” de Radio Bío Bío.

 

               Tomo nota de ello y comunico por este medio que, en consecuencia, a partir del próximo martes no iré a grabar las 10 y media, como he venido haciéndolo durante los últimos años. (Si se oye un aplauso después de este anuncio, supongo que nadie ignorará de quién proviene). 

Compartir