Hoy estuve en Punta Peuco Patricio Amigo

Hoy estuve en Punta Peuco

Por Patricio Amigo Parada

Hoy estuve en Punta Peuco

 
 
Hoy estuve en Punta Peuco y pude expresar mi respeto y estimación al General HÉCTOR OROZCO, brutalmente arrebatado al silencio de su hogar, donde sobrevivía su viudez y su demencia senil aguda.

Estaba tranquilo y vestido por los que fueron sus camaradas, los Soldados del 73. Dijo reconocerme con unos “si, si”, que salieron de su caballerosidad militar y me subrayó que afortunadamente su amada esposa no sufre por lo que está ocurriendo en Chile.

Su perturbada mente no pudo, tal vez, entenderme, pero le recordé todo el respeto y cariño que había logrado cultivar en los años que dirigió TVN y sonrió. Eso fue muy bueno. 
Y es que cuando asumió la Dirección Ejecutiva lo hizo con todo el rigor de los procedimientos militares. Advirtió la imposición de una disciplina desconocida por civiles y repudiada por quienes disfrutamos de la bohemia y el humor sin límites. Fueron ácidas y lamentables las primeras opiniones sobre este nuevo Director, pero después del tiempo en que su respeto por las personas y su defensa por el trabajo creativo y entusiasta de quienes formábamos la familia TVN, todo cambió. El Director Coronel conquistó el aprecio y la deferencia de sus subalternos. Cuando dejó el cargo, por estrategia de Pinochet, para apaciguar el encono de El Mercurio contra el Coronel Orozco, todo el personal se reunió en el patio para despedirlo con estimación y reconocimiento.

Fue canallesca la parafernalia d su encarcelamiento, pero me tranquilizó verlo abrigado por la solidaria amistad de sus camaradas.
 
Patricio Amigo Parada

Compartir