Odioso y abusiva prepotencia Patricio Amigo

Odioso y abusiva prepotencia

Por Patricio Amigo

 

El Ministro Carroza, ejerciendo la venganza contra el Gobierno militar, está torturando  a un soldado que arriesgo muchas veces su vida para salvar a Chile del comunismo y de  la agresión bélica de nuestros vecinos. La víctima, el Comandante Álvaro Corbalán, es el  símbolo de la lucha contra el terrorismo y de la disuasión que pudo ejercer Chile frente a las amenazas de Argentina, Perú y Bolivia, en los años 80.   

Como Presidente de la Segunda Sala Penal de la Corte de Apelaciones de Santiago, se negó a reconocer los problemas de salud del Comandante Corbalán y está prolongando, odiosamente, su aislamiento en la Cárcel de Alta Seguridad.  

El Comandante Corbalán fue castigado, por orden de la Ministra de Justicia, a 60 días en la más inhóspita cárcel chilena. El encierro incluye reducida alimentación y la presión sicológica de ruidos y gritos ensordecedores generados por la población penal de delincuente comunes  drogados y enloquecidos por el encierro.

Esta caprichosa prolongación del encierro sobrepasa no sólo las condiciones humanas de importante militar que lleva 25 años encarcelado. También rebalsa la prepotencia política de las autoridades y la capacidad y dignidad profesional de los abogados.

Compartir