Otra verdad oculta del Gobierno Militar Relevantes

Otra verdad oculta del Gobierno Militar

Roberto Hernández Maturana

chilemerece.wordpress.com

 

Fue en 1976, hace 40 años, cuando el General Augusto Pinochet, dispuso al Ministerio de Obras Públicas y al Comando de Ingenieros del Ejército planificar,  y construir la Carretera Austral.

Consciente de la desconexión geográfica y los inconvenientes que presentaba dicha característica en el extremo Sur de nuestro país, para el desarrollo de las regiones australes y sus habitantes y para el desarrollo del país mismo y su seguridad nacional, el Gobierno Militar que encabezaba el General Pinochet, profesor de Geopolítica, se empeñó en llevar a cabo esta titánica tarea, a fin de unir el país a través de un via segura y abierta todo el año, que no obligara a los habitantes de dichas regiones a buscar en Argentina la satisfacción de sus necesidades básicas.

Su objetivo fue en conectar Puerto Montt en la región de Los Lagos con Puerto Yungay en la Región de Aysén, una distancia de casi 1.200 Kms. De selva virgen, ríos caudalosos y profundos, precipicios insondables, pantanos,  que requirieron el trabajo de miles de hombres, muchos de los cuales perdieron la vida, y el empleo de todo tipo de maquinaria y explosivos, pero también la sola fuerza humana, para abrir huellas al filo de machetes, vadear los ríos, tender puentes de circunstancia para sortear obstáculos en un constante avanzar, a veces de sólo unos pocos metros en un día,  haciendo patente el lema de los Ingenieros Militares “los obstáculos son para vencerlos”.

Hoy la Carretera Austral tiene un trazado de 1,136 Kms, de los cuales 464 están asfaltados y presenta numerosos caminos interiores que entroncan con la carretera los que en su conjunto suman más de 1.100 kilómetros que permiten sacar del aislamiento geográfico a miles de compatriotas que hacen patria en esas apartadas regiones.

 

 

Aproximadamente el 66% de la construcción de la ruta ha sido construida por el Cuerpo Militar del Trabajo, especialmente en las zonas más aisladas y menos rentables para las empresas contratistas.

 

Esta obra comparable en su magnitud y dificultad a la construcción del Canal de Panamá, considerado como el proyecto más emblemático y de mayor dificultad e impacto construido en el siglo XX en nuestro país, permitió que miles de chilenos pudieran conectarse realmente al país. Muchos de ellos debían recorrer a caballo, distancias interminables a veces hasta por un mes para llegar al centro más poblado para aprovisionarse.

 

La carretera trajo consigo el desarrollo de localidades como Chaitén, La Junta, Villa Amengual, Tranquilo y otros que antes de su construcción eran caseríos.

Las futuras generaciones sin duda reconocerán esta inmensa tarea que asumió el Gobierno Militar y sabrán valorarla. Hoy los intereses ideologices y políticos han omitido ante la opinión pública, la trascendencia de esta obra. Como muchas otras cosas también aquí se omite la verdad y se cuenta la historia desde una sola óptica.

 

Decenas de soldados dieron su vida en la construcción de esta carretera. Su sacrificio, así como el de muchos que trabajaron en su construcción no ha sido justamente reconocido. Ellos sin duda han sido héroes de la paz.

Hoy la Carretera Austral continúa su marcha. Ojala el gobierno actual y los por venir continúen avanzando sin detenerse hasta que Chile, realmente sea uno sólo…, y no sólo en esto, también en  espíritu y reconciliación.

Compartir