Recientes

Póngase la camiseta Despierta Chile

Póngase la camiseta

El Juramento a la Bandera es una ceremonia que el Ejército 

de Chile realiza todos los años, recordando el sacrificio de 77 chilenos, los que rindieron sus vidas al servicio de la Patria en el Combate de La Concepción, el 9 y 10 de julio de 1882.

Este acto se realiza desde 1939 en todas las unidades del Ejército y está previsto para el contingente de conscripción anual, 

A propósito de este hecho heróico, el señor Rodolfo Izurieta Arceu escribe al Director del diario La Segunda, la siguiente carta:

"Para conocimiento de los chilenos, la otra juventud, la olvidada, esa que parece a nadie importarle, de Putre a Porvenir, este 9 y 10 de julio, jurará a su Bandera, poniendo a Dios como testigo y ofreciendo hasta dar su vida por la Patria si fuera necesario, como lo hicieron los 77 soldados en el pueblo Peruano de La Concepción hace 133 años.

Seguramente no habrá ningún artículo, ningún reportaje periodístico que lo resalte"

Hasta allí la misiva de don Rodolfo Izurieta Arceu quien, al cierre de sus líneas lamenta -y con mucha razón-, lo políticamente correcto de los medios de comunicación tradicionales que, mayoritaria o totalmente, ignoran un acontecimiento clave para Chile.

En realidad se trata una conducta impuesta verticalmente por el socialismo gobernante. No en vano 20 años de administraciones de izquierda, que hicieron suyas las consignas más extremas (Ni perdón ni olvido, entre otras), dedicaron sus esfuerzos a ponerlas en práctica. Y para tal efecto, cuentan con la proverbial desidia que nos caracteriza y la colaboración de cierto periodismo de trinchera. Lamentable, como tácitamente indica la carta al director antes transcrita.

No obstante lo reiterado de dichas políticas y la odiosidad permanente de la extrema izquierda hacia todo lo militar, las FF.AA y de Orden, conservan el cariño y aprecio del pueblo. Así, todos los estudios de opinión, dan cuenta de la altísima valoración que nuestras Instituciones Armadas reciben de la población.

Contrasta con la reprobación que merecen otras Instituciones de la República, tales como el Legislativo, la Justicia, los partidos políticos, el Gobierno y la propia presidente, quien castigada por las encuestas siguió el consejo de sus asesores y no se perdió partido alguno de los que disputó la Selección en la Copa América, para repuntar. 

Otros mandatarios hicieron algo parecido, pero al menos se conservaba el decoro y algo de la dignidad del cargo y la investidura. En esta oportunidad no se observó dicha conducta y menudearon los selfies de camarín. Algo bastante impropio, reprobable y a ratos grotesco en ese afán de ganar figuración pública.

Otros en cambio, anónima y diariamente, conservan y respetan su juramento a la nación sin otra recompensa que el deber cumplido. Así los carabineros, que ejemplificaron dicho espíritu de servicio, en el incidente protagonizado por un jugador de esa misma escuadra o en la atención prestada a una mujer que dio a luz horas después de la final de la Copa América. Los mismos integrantes de la patrulla de la policía uniformada, calificaron tan sorpresiva situación, como la mejor acción de sus vidas.

Este 9 de julio fue el Juramento a la Bandera. Todos sabemos - el país lo sabe-, que los militares rendirán su vida si fuese necesario. Y que si la hora para testimoniar tan grave compromiso, no es llegada, hay otras acciones, como las materializadas por Carabineros en beneficio de la comunidad nacional, que dan cuenta de tal compromiso de honor.

Compartir