Recientes

Una Campaña Extraordinaria Hermógenes Pérez de Arce

Una Campaña Extraordinaria

Blogs de Hermógenes

 

 
          Nunca había habido una campaña presidencial como ésta, donde el gobierno y la oposición hubieran estado respaldando con igual entusiasmo al mismo candidato. Yo he escrito muchas veces que la generalísima de la campaña de Piñera es Michelle Bachelet, porque todo lo que hace su gobierno conduce a que más gente quiera que vuelva el anterior, pese a que en 2013 el 62 % votó por ella para que Piñera no tuviera continuidad.
 
          Es que ese 62 % votó por Michelle 1.0, la moderada, que entregó la conducción económica al también moderado Andrés Velasco, con el imprevisto resultado de que los votantes, sin saberlo, estaban eligiendo a Michelle 2.0, la extremista, que se creyó su propio cuento marxista y desmanteló el sistema de impuestos, liquidó la educación particular subvencionada con amenaza de ruina a la enseñanza superior privada; y dictó una ley laboral que entrega la batuta a los sindicalistas de extrema izquierda. Todos esos “logros” de su Gobierno gozan de una sólida impopularidad y la mayoría empezó a decir: “mejor que vuelva el anterior”. Por eso yo proclamé a Michelle como generalísima de Piñera.
 
Ahora ella le pone broche de oro a su tarea con un proyecto de ley de pensiones que va acentuar su impopularidad, pues reajusta las jubilaciones altas y no les da nada a las más bajas, junto con crear otro ente estatal, el CAC, que ya van a ver todos cómo dilapida en “pegas” políticas y sueldos millonarios el dos por ciento de las remuneraciones de los trabajadores que va a recaudar.
 
Y la generalísima le ha hecho a su candidato dos aportes más: ha anunciado el traslado de los presos políticos militares a un penal común, como continuidad a la medida de Piñera de trasladar de Cordillera a Punta Peuco a diez altos oficiales (r) presos políticos; y ha resucitado el “asesinato de Frei”, un completo invento que ni siquiera creen los miembros más serios de la familia Frei. También ese “caso” fue reactivado para la campaña de 2009, pero al hijo de Frei no le redituó en votos y salió derrotado. Después Piñera se apropió del caso, porque donde puede denostar a Pinochet lo hace (lo declaró en 2009 como “el peor gobernante de la historia de Chile”) y antes de un viaje a Estados Unidos le prometió a su ex rival, Frei junior, reactivar allá pericias demostrativas del “magnicidio” de su padre, con tan mala suerte que el único informe pericial norteamericano arrojó que no había rastro alguno de veneno en los restos. Pero el “caso Frei” sigue siendo popular porque no cuesta nada revivir el respectivo “juicio por los diarios” y hacer que los incautos y cerebros lavados renueven la tarea habitual de proferir injurias contra el mayor estadista chileno del siglo XX, que es lo que buscan todos los del “No”, de Bachelet hasta Piñera, en particular ahora que hay un candidato representativo de las fuerzas del “Sí”, José Antonio Kast, que últimamente ha doblado su apoyo en las encuestas.
 
Piñera está tan feliz con el apoyo oficial, que ni siquiera ha reparado en que, si dos más dos son cuatro, la fiscalía lo va a formalizar por las mismas conductas y razones que a los senadores Rossi y Pizarro. En su caso la formalización implicaría suspenderle su derecho a sufragio, sin el cual no puede inscribirse como candidato presidencial. Hago notar una vez más que los únicos medios que han dado a conocer esa situación potencial han sido este blog y el diario “Estrategia”, donde mantengo una columna los miércoles, en desobedecimiento del mandato de Piñera de que no se publique nada mío en ninguna parte, y que tan escrupulosamente han obedecido, por razones que sólo ello saben, Radio Agricultura, El Mostrador y Cosas.
 
Es que, por añadidura, me he atrevido a destacar el hecho insólito de que los diputados de la Concertación primero y de la Nueva Mayoría después se hayan “dado vuelta” repetidas veces en votaciones de comisiones investigadoras y en la propia sala de la Cámara para impedir condenas a Piñera, las cuales tenían demás votos para aprobar. Justamente hace algunas semanas comenté como un “milagro” (blog del 4 de agosto, “Milagro en la Cámara de Diputados”) que en la comisión investigadora del caso Exalmar se hubiera condenado a Piñera gracias a que ningún diputado de la Nueva Mayoría se dio vuelta. Correspondía después que la sala de la Cámara se pronunciara, pero no se ha publicado en la prensa cómo lo ha hecho ni si se ha reeditado el “milagro” de que ningún diputado DC o de izquierda se haya dado vuelta para sumarse a la bancada de ChileVamos y mantener la impunidad de Piñera.
 
Disfrutando de la misma, se apresta a viajar a entrevistarse con Macri, confiando en que el juez del crimen de Buenos Aires, Rodolfo Canicoba Corral, ante quien está imputado por soborno en el caso LAN, no lo someta a proceso y lo siga manteniendo en la saludable indemnidad en que, allá también, ha permanecido hasta hoy.
 
Sin duda, una campaña extraordinaria, donde tiene todas las de ganar el peor.

Compartir